lunes, 29 de julio de 2013

Debilidades



Debilidades...


He estado de vacaciones por Estados Unidos, y en un restaurante mientras esperaba que nos atendieran, me fijé en que justo dos mesas mas allá, estaba sentada una mujer de cara bonachona, con unos cuantos kilos de mas y de piel negra. Inevitablemente me recordó a la nani de la película "Lo que el viento se llevó", aquella que decía "Señorita Escarlata".

La observaba sin que ella se diera cuenta, y su mirada me transmitía.... comprensión, afecto, cariño. La imaginaba dándome un abrazo enorme, rodeándome con toda su humanidad, calmándome, sosegándome. En estas estaba cuando apareció el camarero y le dejó sobre la mesa un helado inmenso, servido en una copa muy grande de la cual rebosaban 3 bolas de diferentes colores sobre una base aparentemente de chocolate. Sus ojos se iluminaron y el reflejo de su sonrisa no cabía en el restaurante.

Hago referencia a esta mujer por que encaja en la imagen (estereotipada) que tengo sobre personas comprensivas, personas que son capaces de entender las debilidades humanas, las grandes y las pequeñas.



La imagino reconfortándome, entendiéndome, tranquilizándome, mientras llorando le cuento una debilidad, un tropiezo, una falta que uno considera imperdonable. En muchas ocasiones  somos nosotros mismos nuestros peores jueces, no nos pasamos ni una. En ocasiones la debilidad puede tener que ver con la comida, las compras, el juego, la bebida, las relaciones amorosas, etc.
Nos autoimponemos no tener debilidades, mentalmente nos obligamos a no caer en ellas, pero puede ocurrir que la voluntad falle, y eso nos fulmina, incluso uno puede llegar a despreciarse por ello.

Y si me pasara en alguna ocasión....me gustaría poder contárselo a una persona como la señora del restaurante, que me comprendiese, que me diga que es humano tener debilidades, e incluso caer en ellas en alguna ocasión, que no eres mala persona por eso, que valen mas las 99 bien, que 1 mal. Y me gustaría que me abrazase durante un rato y después...después me invitase a un helado.

Yo no tengo debilidades, porque si las tuviera estaría viviendo....Malamente.